Avenida de la Luz

Avenida-de-la-luz_portada

Autor: María Zaragoza

Edita: Minotauro. Barcelona, 2015

Siendo yo muy niño, mis padres me llevaban algunas veces a pasear por un lugar de Barcelona que se me antojaba mágico y sorprendente, un mundo de noche perpetua y, al tiempo, siempre iluminado, la “Avenida de la Luz”, primera galería comercial subterránea de Europa inaugurada en las entrañas de la ciudad en los años cincuenta. Se accedía por una entrada al final de las Ramblas, por el mismo lugar donde también se podía entrar a la red del metro y a las estaciones de los ferrocarriles de cercanías, y contenía en su interior toda suerte de comercios, quioscos, bares, hasta un cine. Los años no lo trataron bien. Muchos establecimientos cerraron, sus instalaciones se poblaron de prostitutas, rateros y vagabundos en busca de calor, hasta el punto que bajar a sus galerías podía llevarte a perder la cartera y hasta tu integridad física. A principios de los noventa se clausuró definitivamente, se tapiaron los accesos y su memoria llegó a perderse entre la mayor parte de los barceloneses, que ya ni recordaban una época cuando la ciudad prolongaba su trazado bajo las aceras.

Avenida de la Luz 2

Este es el escenario escogido por María Zaragoza (1982) para su atractiva novela Avenida de la Luz, una historia fantástica, de terror sobrenatural, tema poco frecuentado en las letras españolas. Pere es el nieto de un antiguo trabajador que colaboraba en la ampliación de sus galerías, desaparecido en 1955 y que regresó de improviso diez años después, con las mismas ropas que vestía, inventándose una historia improbable para ocultar los verdaderos motivos de su ausencia, aún más increíble. En el día de hoy el anciano ha vuelto a desaparecer, sin dejar aviso de su destino. El joven Pere aprovecha su pertenencia a un grupo de exploración urbana, que se dedica a recorrer y documentar lugares abandonados, para reunir a un pequeño grupo de conocidos y adentrarse en las olvidadas galerías, pensando en la posibilidad de que su abuelo haya decidido regresar al punto de su primera desaparición. Pero tal vez no existe la casualidad y los componentes de esta expedición a la ciudad subterránea no han sido escogidos por sus gustos afines, quizá cosas en su turbia biografía les fuerza a acudir allí en aquel preciso momento, abocados a rendir cuentas con un destino sombrío y terrible ante el cual muy poco pueden oponer…

08-104-009252.jpg

La joven y talentosa María Zaragoza, autora de novelas anteriores como Dicen que estás muerta (2010) y Los alemanes se vuelan la cabeza por amor (2011), compone aquí una historia inquietante y llena de angustia, narrada con un estilo limpio, eficaz, que nos permite deslizarnos con placer y sin esfuerzo, casi hipnotizados, por una trama tan oscura y escalofriante como el lugar donde transcurre, un mundo donde el tiempo parece comportarse de un modo extravagante y los fantasmas de otros instantes se congregan para ajustar cuentas con los protagonistas.

No pocas veces los aficionados a la literatura fantástica presumimos de estar al día de lo más importante producido en otras latitudes, e ignoramos cuanto se escribe a nuestro lado, alimentándose de nuestra historia, de nuestros referentes culturales. Sirvan estas líneas para recordar que el miedo también enraíza bajo nuestros pies, en esas calles que frecuentamos. No hay terror más hiriente que aquel que irrumpe en nuestro universo cotidiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s